LUIS MIGUEL: ¿LA VÍCTIMA QUE SE VOLVIÓ VILLANO?


Terminó la segunda temporada de "Luis Miguel, la serie" con la ventana abierta para la Número 3. En algunas aplicaciones de Netflix ya sobre los créditos finales se oficializó la continuación que seguramente será bien entrado 2022.

La de este año arrancó sin villano: Luis Rey, el padre de Micky, cerró sus apariciones en la del inicio y ya no mediantes flash backs pudimos regocijarnos con la actuación de Oscar Jaenada, por lejos "el malo" alrededor del cual bailaron el resto de los personajes, incluso el protagonista.

Ya sin un antihéroe quien temer, en el tercer episodio de la temporada 2 Luismi pone fin a la búsqueda de su madre con el llamado final a su contacto en el Mossad: "usted sabe que después de esto jamás volverá a saber de nosotros", le dicen desde el otro lado de la línea los espías israelíes y allí la serie parece quedar sin norte claro. La muerte de su productor y padre putativo, Hugo López, nos priva de otro de los personajes más entrañables del ciclo, por lo cual no queda más remedio que ir y volver entre los 90s del éxito descomunal de "Romancesa", "Aries" y las internas por grabar "Romances II" y finales de los 2000, con un Micky más amargo y reacio a las relaciones afectivas sobre todo familiares.

Fue tan fuerte la primera temporada, casi un thriller en que lo más importante no fue la edificación de la carrera de ese niño prodigio explotado por su padre, sino la relación de este con su mujer, madre de Micky, encaminándose ambos hacia un abismo sobre el cual aún hor sobrevuelan oscuras dudas.

Luis Miguel desamorado, mal hermano y peor padre. Luis Miguel explotado por su propio entorno, al borde de la sordera y con la chance de una carrera trunca cada vez más cercana. Una abuela que justifica los genes del padre del protagonista, empecinada en quedarse a toda costa con Sergiño, el menor de los Gallego Basteri, convencida de que tienen en sus manos el clon de la estrella.

El final de la temporada 2 nos deja el interrogante acerca de la necesidad de una temporada 3, más allá del negocio. "Luis Miguel, la serie" ya es un producto consagrado y seguramente una máquina generadora de ganancias y por qué no, el impulso imprescindible para volver a posicional a este hoy cincuentón que se animó a salir a escena sin teñirse las canas y con unos kilos de más.

Lo cierto que lo único que le queda en el camino al original (que es el mentor del producto) es ahondar cada vez en sus aspectos más oscuros. Se animará Luis Miguel a mostrar a Luis Miguel devenido definitivamente en villano? Porque aparentemente la historia entró en un camino sin retorno cuyo final parece definitivamente este.

- Actuaciones 6

- Tensión 6

- Argumento 6

- Realización 7

- Credibilidad 7

- Emoción 7