Hablemos de series: “EL INOCENTE” de Netflix


La industria audiovisual española ha experimentado en la última década una evolución sin precedentes. El nivel de producción ha mejorado ostensiblemente, los contenidos se han diversificado de manera exponencial en paralelo a la proliferación de nuevos productos multiplataforma.

En muchos casos (demasiados, tal vez) la mirada puesta en Hollywood ha atentado contra la identidad de una filmografía de paladar peninsular a la vez que su cada más globalizada manera de presentar sus obras le ha permitido conquistar nuevos mercados.

Con “Velvet” y “La casa de papel” como poderosas locomotoras (hay más, por cierto) los vagones de series y pelis españolas se encadenan hasta perderse de vista.

“El Inocente” (que va por su segunda temporada por Netflix) es un eslabón más de la cadena. Sólido desde la realización y (sobre todo en la forma de engarzar los capítulos 1 y 2) original desde lo narrativo, el thriller con tintes de culebrón se convierte en un rasgo que la ficción peninsular viene ofreciendo desde hace tiempo.

Mateo (Mario Casas) protagoniza una típica riña entre barras a la salida de una disco y una muerte ¿accidental? desencadena una serie de acontecimientos de un crescendo dramático remarcado.


Y no solo eso: el aparentemente manso y tranquilo en el que vivía el apesadumbrado Mateo se va desmoronando para dejar al descubierto una sórdida matrix de mentiras y ocultamientos que involucran a sus seres más cercanos. Repito: lo que provocó aquella muerte juvenil será una bola de nieve proporciones impredecibles.

No puede decirse que la serie no arriesgue y a pesar de que en más de una ocasión el guión (como la historia) parece entrar en un callejón sin salida, encuentra finalmente un resquicio para salir airoso. Mario Casas, estrella en ascenso cumple con lo suyo sin demasiados matices, es el elenco femenino el que brilla: Aura Garrido, Alexandra Jiménez y la argentina Martina Guzmán, se lucen en sus papeles.

En definitiva: entretenida y un poco pochoclera, es ideal para épocas de encierro. Altamente maratoneable:


- Actuaciones 7

- Tensión 8

- Argumento 7

- Realización 8

- Credibilidad 6

- Violencia 9